historias cualquieras

Y así fue como morí

Posted on abril 1, 2008. Filed under: historias cualquieras | Etiquetas: , , , |

Regresaba hace un rato de la casa de Maricarmen, comenzó la odisea con uno de los cursos más trabajosos de este ciclo, si es que no es el más trabajoso ya mismo. Venía con los audífonos puestos, caminaba por una desolada y tranquila calle en dirección a mi casa. Para variar, un poco sorda por exponerme más de una hora diaria con el volumen casi al máximo, y para variar necia, seguía con el volumen altísimo. No me di cuenta de la mototaxi que ingresaba por la vía auxiliar y me envistió. Morí. A mis 21 años pensé que aún había esperanza  de cielo, pensé que mis acciones buenas en vida compensarían todo lo caca que pude ser.

Pero no.

Llegué al infierno, no con Virgilio, sola. Era como mi cuarto en Piura. Tenía la misma decoración, tenía mi laptop vieja, incluso tenía un bidón con agua. Cuando quise intentar aplacar la sed, literalmente, infernal que tenía, cogí la taza blanca con celeste, que también conservaba  en mi cuarto del infierno, y me serví un poco, salieron burbujas y vapor en cuanto me serví un poco de agua, ésta se reventó al segundo. Me quemé los pies. No sólo tenía ampollas formadas por el agua que cayó sobre ambos, sino también en las plantas, el piso cada vez estaba más caliente.

Encontré un ventilador y me pareció increíble, lo prendí y se formó un tornado en mi cuarto, el tornado convirtió todas las ráfagas de viento en una cachetada caliente. El infierno en verdad quemaba.

En vida fui calurosa, pensé que de muerta ya no sentiría lo mismo, pensé que estaría helada, que sólo mi alma se quemaría. Pero se quemaba mi alma y mi cuerpecito entero. El sudor corría por mi cara de puñete, tenía que arrugar los ojos para ayudar a mis párpados y a mis pestañas a evitar la entrada de esos gotones de líquido ácido que emanaban de mis glándulas sudoríparas.

Estaba melosa, húmeda, mareada, no podía respirar. Salí de la pequeña guarida que era identikid de mi 3 x 4 en mi vida en la tierra, en aquella tierra que yo pensaba que era el infierno. Un chancay de a 20. De infierno nada. Ahora estoy en el infierno y sé lo que se siente. Casi no se siente. Estoy jodidamente muerta.

Me resigné, me tiré en la cama, mi cuerpo se iba hundiendo y dejando el colchón cada vez más cóncavo, por lo menos no era una espuma, eso se hubiera adherido a mi piel. Me pregunté cuánto tiempo más duraría esto. Aparecieron unos desagradables bichos negros que al contacto con un pie asesino soltaban mismos zorrillos, así tipo fefelefú, un olor fétido, mierdoso, asqueroso. A pesar del mini tornado que se formaba cada que prendía el ventilador, lo prendí, necesitaba que el hueco ese que me albergaría fácil varios siglos, no apestara más de lo que ya apestaba, una mezcla de algarroba húmeda, calles con problemas de alcantarillado, más el bicho azorrillado, hediondo total. Cogí un fósforo, lo prendí, nada. Apestaba.

El suelo parecía hervir, me asomé al balcón, la gente estaba tirada en los jardines secos del condominio. Pedían agua. Mis labios estaban asquerosamente partidos, al pasar la lengua por ellos sentí las costras de resequedad,  tenían un sabor salado, era la sangre de las heridas abiertas. Me ardía el estómago. Me abracé la barriga, me doblé un poco de dolor, estaba más mareada. El ambiente no dejaría de estar caliente jamás, mis teorías de adaptación o de acostumbramiento no funcionaban, ya llevaba un día entero. El calor se sentía más y más. De pronto vi lucecitas, todo oscureció y me desmayé.

 

Abrí los ojos, parpadeé. Vi un ventilador girar en el techo, miré por la ventana y estaba en el mismo lugar, puse cara de compungida, esperaba sentir el vaho caliente impactando contra mi rostro. No sentía nada. ¿Estaba más muerta que muerta? ¿Me volví un ente infernal más?

Al salir de la habitación en la que estaba, vi a aquellos que se arrastraban en el jardín antes de desmayarme, el calor ya no era tan abrumante, a pesar de las ampollas en mis pies podía caminar. Esos seres en el jardín ya no daban lástima, parecían sufrir pero su congoja no me afectaba, ahora yo era una más de ellos. Cada uno se fue levantando, ninguno se percataba de la existencia del otro, se paraban cual espectros y caminaban desgarbados, yo pasé entre ellos y seguí mi camino, atravecé una reja incandescente y me perdí entre bosques secos.  Bienvenida al infierno, pensé.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

Esas cosas del baboso corazón.

Posted on enero 16, 2008. Filed under: historias cualquieras |

sad-butterflies.jpg

Yo no sé si me enamoré o no. Aún no lo defino bien, sólo sé que me gustó muchísimo. Tenía todos los síntomas, care cojuda crónica, mariposas en la pancita forte, piernas que se doblaban cuando me abrazaba, imposibilidad a negarme ante cualquier petición suya… que acompáñame a la conchinchina, está bien, vamos.

Éramos Pili-mini, por culpa de tanto tiempo juntos, por tantos detalles lindos suyos, por joderme tanto la vida, por parecerse tanto a mi tipo no ideal (yo no quería que ese odioso ser humano se convirtiera en mi prototipo perfecto).  Yo creía que era aquello del amigo especial, supuse y mal, que si le decía que me gustaba cagaba la amistad. Así que me quedé calladita.  

Me quité a vivir a gringolandia casi un año, antes de irme él sólo me repetía: please don`t go(8), yo que iba a imaginarme… todos mis amigos me decían lo mismo. Finalmente me fui, la despedida fue linda y triste, le dejé una notita, pero fui otra vez maricona y no le pude decir nada. Ya que chu, total me voy, lo olvido, seguimos siendo patas, finito.

Así me quité, conocí gente, conocí chicos, salí con uno, salí con otro, siempre como patas, no quería nada más. La nostalgia  habitual porque extrañaba a mis amigos, porque lo extrañaba a él, pero fue pasando el tiempo y pude superar mi tormentoso gusto por ese señor. Aunque cada que me escapaba a la azotea del edificio a fumarme un puchito, alucinaba que chapaba mi avión a Perú, lo veía molestándome hasta el cansancio otra vez, lo veía acomodando mi cabello y mirándome con su risita sonsa, lo veía caminando conmigo a todas partes, hablando de todo y de nada, entristeciendo juntos y vacilándonos de la vida, soñando con nuestro futuro y con nuestra amistad hasta viejitos. Recordaba como comenzó a gustarme, recordaba tanta tontería junta, que apagaba el pucho molesta y aterrizaba.

Según yo y según muchos, el bichito siempre queda, hasta que lo matas, necesita morir, sino lo matas, si ni siquiera le quitas una de sus alitas o de sus antenitas te quedarás con eso, con el que hubiera pasado si… “if I…” así que la dueña de esta historia, que puede ser cualquiera, o necesita un matamoscas, un raid mata insectos, o un caza bichos.

(si regresó o no la protagonista, no importa, si mató o cazó al bichito tampoco importa, la idea es sólo ilustrativa, a veces creemos que necesitamos quitarnos el bichito de encima, pero lo ideal es no confundir un bichito que puede ser cazado, de un bichito que sólo te adorna el panorama o la vida, si me entiendes no? y si es “el” bichito… quitárselo es genial!)

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Genioemierda

Posted on octubre 20, 2007. Filed under: historias cualquieras | Etiquetas: , , , |

Genio e mierda

enfarara.jpgenfarara.jpg   Si, si, mujer loca a la vista… 

Tenía 3 opciones: irme a correr para botar toda la cojudez, ver una pela para esconder el mal humor en la parte trasera de mi cabeza, o ponerme a escribir. De cualquiera de las 3 maneras me desahogaría, porque sino, de pronto me transformaría en un ser muy parecido a Fiona, toda verde y “ogruda”.Escogí la que menos trabajo me costaba, pararme de la cama y coger la laptop significaba menos que bajar a ver tele o cambiarme para ir a correr.  

En fin, yo también quería enterarme porqué demonios estaba tan malhumorada, porqué tenía ganas de patear a todo el mundo, de irme a dar una vueltita por la mierda. (Espera que elijo la música para inspirarme, pasaré de largo por la lista del reggeton, mmm nada de latin pop, ni hablar con las baladonas melosas, Alex Gaudino me puede hacer la taba o Tiesto, con eso hay para rato)Revisé el calendario y no era el SPM (síndrome premenstrual) mi regularidad me indicó que no, no llevaba carga emocional de peso ni nada que se le parezca. Ok. Soy consciente, las mujeres somos locas a veces, pero siempre hay alguna razón detrás.

Para las 6 de la tarde de mi día 2 con un genioemierda, decidí indagar en los adentros. Amaneció un jueves lindísimo para mí, la mañana estaba fresca, podía caminar sin que a mi cuerpo le suba la temperatura tan rápido. A pesar de tener frío disfruté meterme a la ducha, no me molestó ir a la 2da hr (8am) de clase de un cursoemierda (aún hay estragos de mal humor, perdón).

La mañana siguió avanzando y renegué un poco con una amiga, pero me dije: no me voy a malograr el día que ha amanecido tan bonito para mí. Falso, ya se asomaba la cara de poto por mi feliz rostro. Bueno tampoco es para tanto, siempre renegamos. En la tarde, el esfuerzo de ir a clases tan temprano me tenía con un ojo abierto y el otro cerrado, cuando me disponía a dormir, a la gente se le ocurrió impedirlo. ¡Cara de poto total!

Y el día siguió jodiéndome por todo entre nimiedades, que la heridita en la boca que no me dejaba comer, y el enamorado que no tengo que jodía mi vida. Para terminar jueves y empezar viernes, a unas amigas se les ocurrió visitarme a medianoche, a los dueños de la pensión les dio ganas de demandarme por la bulla de mis visitantes. Yo tenía ganas de acusarlos con mi mamá y llorar porque a esa hora no llegaba agua ni fría ni caliente al 3er piso (y yo volvía de “hacer deportes”) los “ajjjs” agringados* se me salían de la boca a cada segundo, y los ajos y los madres también.

Viernes por la mañana Desperté obviamente de mal humor, me zurré en las clases del cursoemierda a las 7am, me metí a la ducha y supuse que ya podía irme a la mierda con mi geniodelmal. Lo único que me reconforta después de estas 48 horas de locura odiosa, es saber que dentro de 6 días tendré mamita y papito, bulla de hermanitos, anita y pollo para mí!!! Eso me hace sonreír. Eso necesito, cambiar de aires. La próxima vez no esperaré viajar 14 horas para desahogarme, ahorraré en mi latita para chapar mi combi (o micro, o bus, o triciclo, o burro) para irme a gritar como loquita por ahí. 

Nota del Autor: gracias a los amigos que han tratado de hacerme reír, perdón por el mal humor. 

* Jorge y Santiago tienen la culpa de todas las idioteces que hablamos en la pensión, lo admito, ya me fui a las patadas. Pero ellos tienen la culpa!!!

Leer entrada completa | Make a Comment ( 5 so far )

“El weving de los ovarios revueltos”

Posted on agosto 14, 2007. Filed under: historias cualquieras |

Me fui un toque a wevear en la nostalgia, me senté un rato junto a la fuente de lágrimas, a contemplar en el agua el reflejo de unos ojos parecidos a los míos, que lloraban en otra dimensión.

Me trepé en el sube y baja de las emociones para sentir aquellas famosas mariposas verdes que te dejan resblandecida. Caminé en busca de una farmacia que me diera un alegrelgésico, o de un doctor que hiciera algo con ese corazón que me dolía más que un pizotón con taco aguja en el dedo meñique del pie.

Abrigué mi cuerpo con ambos brazos, contuve el tiritar de mis dientes… la debilidad llegaba con el viento. El sol no quiso volver, las estrellas menos, la luna advirtió de su mudanza, el ambiente era el propicio para no dejar de ser infeliz.

Y maldita fue Nostalgialandia.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

Piyeis Pari

Posted on junio 23, 2007. Filed under: historias cualquieras |

Viernes por la noche. Llamas por teléfono a Fulanita y le cuentas que el plan para hoy es hacer un piyei pari en casa de Sultanita. Vendes tu producto diciendo que te espera una noche sólo de calzones, con puchitos, musiquita, con algo de vino, o un vodka, o un sixpack o las 3 cosas juntas. Fulanita para celebrar la idea y para que todos en el Messenger compartan su emoción y le pregunten por su súper plan de la noche, coloca de nick: Noche de Calzonesssss! Tú, Fulanita y Sultanita reclutan gente para su megaevento, le dicen a su infaltable Perenceja y se aseguran otro nick más. Los chicos siguen preguntando qué va a pasar, ¿dónde es?, ¿podemos ir?, “Si te entra un calzón en ese culote vamos!” Le dice Filomena a uno de los muchachos. La curiosidad sigue aumentando, ellos no podrán tener una piyei pari igual de buena, es más no podrán hacer un piyei pari versión Macho Rey Se van uniendo más, de pronto son cerca de ¡12 mujeres! Todas en piyeis, puchitos van, puchitos vienen, comenzamos con un vino que una le robó a su papá, salud. Por la reunión de mujeres, mujeres locas, mujeres geniales, mujeres sentimentales, mujeres frías, mujeres calculadoras, mujeres despechadas y dolidas, mujeres en general… que mejor compendio de ellas. Continuará…

Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

    Acerca de

    Un fortín en la azotea, una casa en el árbol, una habitación en un 3er piso, un huequito en la web.

    RSS

    Subscribe Via RSS

    • Subscribe with Bloglines
    • Add your feed to Newsburst from CNET News.com
    • Subscribe in Google Reader
    • Add to My Yahoo!
    • Subscribe in NewsGator Online
    • The latest comments to all posts in RSS

    Meta

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...